The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Proyecto

Y tú, ¿qué haces con tus chicles masticados?

29. Jul 2014

Mucho se ha discutido sobre los beneficios y las desventajas de mascar chicle, pero desgraciadamente la gente que llega a consumir este producto, en ocasiones se olvida de las reglas básicas de civilidad y lo desecha en la vía pública sin pensar que este hecho puede traer graves consecuencias, más allá de la dificultad para retirarlos. Quizás haya quien se pregunte cuál es la razón de que una cosa tan pequeña como un chicle origine problemas de salud ya que son un foco de contaminación e infecciones, estos contienen micro organismos de la persona que lo mastico y son expuestos cuando son arrojados al piso y se pegan en este o en cualquier otro lugar, por lo que además de dar molestias a quien lo pisa, también lo es para quien lo tiene que retirar.
Incluso, los chicles pueden albergar hasta 10 mil hongos o bacterias entre las que se encuentran la tuberculosis, salmonelosis o el estafilococo, los cuales se esparcen en el aire infectando a las personas. La próxima vez que vayamos masticando chicle por la calle, recordemos que las enfermedades infecciosas son la causa principal de muerte en el mundo, y afectan a personas de todas las clases sociales y que el hecho de tirarlo en la vía pública, además de poner en evidencia nuestra falta de civismo, podría ser el principal agente infeccioso. Hay máquinas especiales para desintegrar los chicles y removerlos del suelo, pero la cantidad supera el presupuesto para tener un mantenimiento adecuado de los aparatos, así como la rapidez con que se vuelve a contaminar la calle con estos productos.
Un trozo de “chicle” masticado se convierte, por acción del oxigeno en un material duro que luego empieza a desquebrajarse hasta desaparecer en 5 años.
Mientras comenzamos a consumir chicles naturales, las banquetas están contaminadas con chicles por lo menos en un 30% y en algunos lugares se pueden encontrar hasta 70 chicles por metro cuadrado.
¡Prevén infecciones!
Como Mensajero de la paz realizaremos una campaña para disminuir o
eliminar este viejo y mal hábito de tirar los chicles después de masticarlos al piso, ya que al realizar esta acción, estas contaminando el medio ambiente y propagando un sin fin de bacterias que pueden enfermar a muchas personas de tu comunidad, debes empezar con tu comportamiento, por lo que la comunidad guerreros aztecas y el grupo scout 15 Pericues de la provincia Baja California Sur México te invita a colocar depósitos para chicles masticados en tu comunidad, nosotros clocaremos depósitos hechos con botellas de Pet (de botellas de agua, refresco…) y carteles impresos en hojas recicladas, en parques, escuelas, plazas, paradas de autobuses…etc.

Dichos contenedores se retiraran cuando estén ocupados por lo menos con la mitad de su capacidad y después se colocaran junto a los depósitos inorgánicos (plásticos) con una leyenda de que es lo que contienen, ya que estos se pueden reciclar obteniendo con ellos materia prima para fertilizantes, sistemas de riego para campos deportivos, en si nuevos plásticos útiles.
Nuestras recomendaciones son:
1. Evita arrojar los chicles al piso
2. Envuelve la goma de mascar o chicle en un trozo de papel o en la envoltura del mismo producto
3. Deposítalo en un contenedor de chicles masticados o basura
Con estas acciones contribuirás a mejorar la salud de todos los que te rodean y evitar infecciones que mermen la calidad de vida de los demás. Recuerda disfrutar de los chicles de manera responsable para gozar de sus beneficios. Y tú, ¿qué haces con tus chicles masticados?