The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Project

ÁRBOLES PARA EL MUNDO - Reforestación en Bosque de Pómac

28th Apr 2014

Árboles para el Mundo es un proyecto que se inició durante el Primer Entrenamiento Interamericano de Líderes, con los delegados de Argentina, Canadá, Curasao, Ecuador, Honduras, Panamá, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y EE.UU. durante un intercambio de ideas sobre los problemas comunes que golpean nuestras naciones. Ellos identificaron que el problema más común está relacionado con el medio ambiente, así que ¿cómo puede ser la mejor manera de ayudar a resolver este problema? ¡Árboles!

¿Por qué el 26 de Abril? Porque el Día de la Tierra es 22 de abril, pero este año fue un martes. Así que el 26 de abril fue el sábado después del Día de la Tierra, dando a los Scouts más tiempo para plantar sus árboles.

Aquí en Lambayeque, Perú, gracias al apoyo de Centro ECO y del SERNANP, se sembraron algarrobos en una zona deforestada del Santuario Histórico Bosque de Pómac, esto como parte también del Programa Siembra Vida que tiene a cargo esta organización con el fin de reforestar las áreas degradadas del Santuario.

14 personas, entre ellos 7 scouts, 3 representantes de Centro ECO (incluyendo a la directora), un padre con sus dos hijos y el guardaparque del Bosque, sembramos un sinnúmero de semillas de algarrobo en un lapso de 2 horas. Luego de ello, tuvimos la oportunidad de visitar Huaca Las Ventanas, una de las estructuras piramidales de barro más importantes del Complejo Arqueológico que se encuentra en el Bosque de Pómac. Allí en 1936 se encontró el famoso “Tumi de Oro” o “Cuchillo de Illimo”.

La jornada terminó con la entrega de parches y con un inolvidable Booga, un grito de guerra, con las manos puestas en el tronco de un algarrobo, a quien le pasamos todo nuestro cansancio para que nos recargue de energía.

Sin dudas, ha sido una grata y reconfortante experiencia.