The Scout.org website uses "cookies", both internal and from third parties. Cookies are small text files placed on your end user device and help us to distinguish you from other users, to enhance your experience on scout.org. If you continue, we'll assume that you are happy to receive cookies on our website. You can change your browser's cookie settings at any time. To find out more about how we use cookies and how to manage your browser settings read our Cookies Policy.

Proyecto

CAMPI 2013

4. Abr 2013

Todos los niños merecen divertirse y disfrutar de la vida.
Un día nos enteramos que en una de las  zonas más  marginadas de la Ciudad de México había más de mil quinientas familias de hasta seis personas  ¡Viviendo en casitas de no más de dos habitaciones! Consternados por su situación fuimos a conocer el barrio, y viendo cómo estaban las cosas decidimos que la situación no podía continuar de esa manera.
Al llegar nos llevamos una grata sorpresa ¡había scouts en el lugar! Tristemente el problema es que con la inseguridad de la zona y la falta de oportunidades la desconfianza es moneda corriente para las personas que ahí viven, y ser Scout no es fácil. 
Parecía que la pobreza y la inseguridad eran los eternos compañeros del lugar, pero con un poco de imaginación llegamos a la conclusión de que ayudando a los niños podíamos también ayudar a nuestros amigos Scouts. Decidimos hacer un campamento infantil para invitar a todos los niños y niñas de la comunidad.
Para esta gran aventura recaudamos fondos para llevarnos a 38 niños de campamento, y este dinero se utilizó para que ellos pudieran tener juguetes, tener agua caliente (que no tienen en sus casas), comer tres veces al día, disfrutar de un techo durante las noches del campamento, y el transporte y la infraestructura para que estos pequeñines pudieran conocer la vida al aire libre lejos de la ciudad, que a veces no es el lugar ideal para estar.  Además, hicimos durante nuestro campamento talleres ecológicos adecuados a su realidad para que regresando a casa pudieran cuidar el medio ambiente desde sus posibilidades.
¡Lo mejor de todo fue que los invitamos a la nueva aventura que es el escultismo! y les propusimos formar parte del Grupo Scout 101. Después de todo hicimos un llamado para que se acercaran al mundo de los Scouts, y que en medida de sus posiblidades contribuyamos todos a crear un mundo mejor.